Saltar al contenido
Home » Blog » El mínimo por discapacidad en la Renta 2022

El mínimo por discapacidad en la Renta 2022

Queda poco menos de un mes para que finalice el plazo de presentación de la Renta 2022. Evita que, con las prisas de los últimos días, tu renta te salga “más cara” de lo que debería. ¿Cómo puedes hacerlo? Uno de los puntos importantes es el mínimo personal y familiar. En esta entrada vamos a centrarnos, específicamente,  en el mínimo por discapacidad en la Renta 2022.

Como novedad importante, el Tribunal Supremo, en sentencia del 08/03/2023 ha flexibilizado los medios de prueba para acreditar la discapacidad. ¿No tienes el certificado de acreditación de discapacidad? Sigue leyendo que esto te va a interesar mucho.

¿Qué es el mínimo por discapacidad?

Ya sabes que en este blog queremos explicarte las cosas de forma sencilla así que, con el mínimo por discapacidad, vamos a hacer lo mismo, explicártelo para que todos podamos entenderlo.

El mínimo por discapacidad permite incrementar el mínimo personal y, por lo tanto, al igual que explicamos en nuestra entrada sobre el mínimo por descendientes, permite que te ahorres impuestos. Vale, ¿y que es el mínimo personal? Es la cantidad que sirve para que se tenga en cuenta tu situación personal o, lo que es lo mismo, pagas menos impuestos en función de cuál sea tu mínimo personal.

Explicado de forma “técnica”, podemos decir que,  la aplicación del mínimo por discapacidad responde a la adecuación del Impuesto a las circunstancias personales y familiares del contribuyente, afectando a la capacidad económica.

¿Qué cantidades se aplican en mínimo por discapacidad en la Renta 2022?

Las cantidades que se aplican en el mínimo por discapacidad en la Renta 2022 dependen de la persona que tenga discapacidad, es decir, las cantidades difieren si la discapacidad la tiene el contribuyente o si, por el contrario, la discapacidad la tienen sus ascendientes (los padres del contribuyente) o los descendientes (los hijos del contribuyente).

Mínimo por discapacidad del contribuyente: cuantías aplicables

Las cuantías del mínimo por discapacidad del contribuyente dependen del grado de discapacidad que este tenga reconocido.

En función del grado de discapacidad el mínimo será de:

  • 3.000 euros anuales cuando sea una persona con un grado de discapacidad igual o superior al 33 por 100 e inferior al 65 por 100. Esta cantidad puede incrementarse en 3.000 euros extras en el caso de que el contribuyente con discapacidad requiera de la ayuda de terceras personas o disponga de movilidad reducida.
  • 9.000 euros anuales cuando sea una persona con un grado de discapacidad igual o superior al 65 por 100. En este caso en el que el grado de discapacidad es del 65% o superior, se podrá aplicar, además, 3.000 euros extra.

Mínimo por discapacidad de ascendientes o descendientes: cuantías aplicables

Las cuantías del mínimo por discapacidad, en este caso, dependen del grado de discapacidad que los ascendientes o los descendientes del contribuyente tengan reconocido.

En función del grado de discapacidad el mínimo será de:

  • 3.000 euros anuales cuando sea una persona con un grado de discapacidad igual o superior al 33 por 100 e inferior al 65 por 100.
  • 9.000 euros anuales cuando sea una persona con un grado de discapacidad igual o superior al 65 por 100.

Como se observa, los importes son idénticos al caso anterior pero, la clave en este caso para poder aplicar estos mínimos, no sólo es acreditarlo correctamente sino que los ascendientes o los descendientes cumplan los requisitos para incluirse dentro del mínimo del contribuyente. ¿Dudas con esta última afirmación? Resuélvelas aquí.

Acreditación de la discapacidad

El artículo 72 de la Ley de Renta dice que “El grado de discapacidad deberá acreditarse mediante certificado o resolución expedido por el Instituto de Migraciones y Servicios Sociales (IMSERSO) o el órgano competente de las Comunidades Autónomas” 

Aún así, existen casos en los que, “se sobreentiende” que aún no teniendo ese grado de discapacidad certificado, se aceptará la aplicación del mínimo por discapacidad igual o superior al 33% cuando:

  • En el caso de pensionistas de la Seguridad Social, tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez.
  • En el caso de pensionistas de clases pasivas, tengan reconocida una pensión de jubilación o retiro por incapacidad permanente para el servicio o inutilidad.

También se aceptará, aún con ausencia del referido certificado, a aplicación del mínimo por discapacidad igual o superior al 65% cuando:

  • Cuando se trate de personas cuya incapacitación haya sido declarada en virtud de resoluciones judiciales anteriores a la Ley 8/2021.
  • Cuando se trate de personas con discapacidad para las que se haya establecido la curatela representativa en virtud de resoluciones judiciales dictadas con posterioridad a la entrada en vigor de la Ley 8/2021

Estas dos últimas, en idioma sencillo, quieren decir que, aquellas personas que tengan reconocida la incapacidad judicial o tutela representativa podrán aplicar el mínimo por discapacidad de grado 65% o superior.

Novedad Tribunal Supremo: Flexibilización de la acreditación del grado de discapacidad.

Vale, ya sabes que el mínimo por discapacidad te ayuda a pagar menos impuestos y que, según la ley, necesitas un certificado expedido por el IMSERSO o por el órgano responsable de tu CCAA para poder aplicarlo.

Esto quiere decir que, si tienes el certificado, no hay duda, puedes aplicar el mínimo por discapacidad pero, ¿y si no tienes el certificado?.

En ese caso, el Tribunal Supremo ha dejado claro que también se puede utilizar cualquier otro medio de prueba admitido en derecho, al no establecer la normativa del Impuesto que tales certificados o resoluciones sean pruebas exclusivas y excluyentes.

El Tribunal Supremo basa su sentencia en que la LIRPF art.60, no restringe los medios de prueba de la discapacidad y su grado al certificado a la resolución del IMSERSO o del órgano autonómico competente pues, si bien parece que el RIRPF art.72 limita la prueba del grado de discapacidad no señala explícitamente que tales resoluciones o certificados sean pruebas exclusivas y excluyentes y, por lo tanto, aunque no tengas el certificado de discapacidad, aún tienes opciones de demostrar la discapacidad y, en consecuencia, aplicar el mínimo por discapacidad en la Renta.

El truquito 😎

Si tienes un requerimiento de la AEAT y no tienes el certificado, ¡no te rindas! Ten en cuenta que corresponde a la AEAT, como parte de la Administración pública, un papel activo en la defensa y protección de las personas con discapacidad, es decir, que están obligados a valorar tus circunstancias, no pueden decirte “ah, como no tienes el certificado, no puedes aplicar el mínimo por discapacidad”.


¿Quieres que te asesoremos sobre la acreditación del mínimo por discapacidad?¿Crees que, en tu caso, puedes solicitar una rectificación de autoliquidación? No te compliques y  consigue la tranquilidad fiscal que te mereces, sólo tienes que dejar un comentario o rellenar el formulario de contacto, estaremos encantados de ayudarte.

Etiquetas:

Adelante, déjanos tu comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Finalidad: Responder a tus comentarios.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: Puedes consultar la política de privacidad.