Saltar al contenido
Home » Blog » Deducir el importe de una estafa en la Renta 

Deducir el importe de una estafa en la Renta 

Por desgracia, a veces sucede, bajamos la guardia y caemos en la trampa. Muchas de las estafas más habituales ya las conocemos, pero constantemente aparecen nuevas formas de estafa con las que pueden conseguir engañarnos. Por eso es importante saber que es posible deducir el importe de una estafa en la Renta. A continuación, vamos a ver que se considera una estafa y que supone incluirla en la Renta.

¿Qué se considera una estafa en términos fiscales?

Una estafa consiste en provocar un perjuicio patrimonial a otro mediante engaño, consistente en sustraer dinero u otros bienes. A efectos fiscales, la definición no cambia, pero sí que es importante tener en cuenta que debe poder justificarse. Y tratándose de Hacienda, ya sabemos que cuanta más documentación podamos aportar para justificar la estafa, mejor.

Aunque estamos hablando de estafas como término genérico, podemos incluir los robos, hurtos, timos, etc. En definitiva, todos aquellos actos en los que nos han sustraído algo de nuestro patrimonio de forma ilegal. Por lo tanto, podemos incluir:

  • la retirada de una cantidad de dinero de una cuenta a través de una tarjeta de crédito sustraída,
  • el importe sustraído a través de transferencias no autorizadas,
  • las transferencias fruto de un engaño (recientemente ha sido habitual la estafa que consiste en suplantar la identidad de un familiar, principalmente un hijo o hija y solicitar dinero para un asunto urgente),
  • los movimientos realizados en una cuenta bancaria mediante suplantación de identidad,
  • el dinero depositado en falsas plataformas de inversión, por ejemplo, en criptomonedas.

Estos son solo algunos ejemplos, pero existen muchos más. Algunos casos famosos en España son los de Fórum Filatélico y Afinsa. En nuestro Blog ya te hablamos de algunos casos habituales, como los mensajes que te comunican una devolución de la Renta, haciéndose pasar por Hacienda. Puedes leerlo aquí: Phishing; estafa de Hacienda.

¿Cuándo puedo incluir el importe de una estafa en la Renta?

Deducir el importe de una estafa en la Renta supone declarar una pérdida por el importe estafado. Repetimos, la normativa rechaza cualquier pérdida que no se justifique. La importancia en estos casos recae sobre la prueba, tanto de la existencia real de la pérdida, como de la razón y origen de la misma.

Además de lo anteriormente mencionado, también es importante denunciar. Tener una denuncia ante la policía es una forma más de justificar que nos han estafado. Pero es importante mencionar que, incluso en estos casos, Hacienda puede denegar la pérdida producida por una estafa, ya que considera que no es suficiente con la mera denuncia ante la Policía Nacional, sino que sería necesario el inicio de un verdadero procedimiento judicial.

De acuerdo con la normativa de Renta, las pérdidas son deducibles cuando se cumpla el plazo de un año desde el inicio del procedimiento judicial que tenga por objeto la ejecución del crédito.

En definitiva, tendrás que esperar al menos un año desde la denuncia para poder desgravar el importe que te han estafado. Aunque como decíamos, Hacienda puede no aceptarlo si no se ha iniciado un procedimiento judicial. 

¿Cómo puedo desgravar la estafa?

La estafa se incluye dentro del grupo que se conoce como “Otras ganancias y pérdidas patrimoniales que no derivan de la transmisión de elementos patrimoniales”. Se debe incluir en la casilla 305 de la Renta, llamada “Otras ganancias y/o pérdidas patrimoniales imputables a 2023: Importe pérdidas”. 

Esto implica que la pérdida patrimonial producida por una estafa se incluye en la base general de la Renta. Es decir, que se compensa con los rendimientos del trabajo, rendimientos de actividades económicas (autónomos) o rendimientos recibidos de alquileres.

Es importante tener en cuenta que existe un límite a la compensación de la pérdida producida por una estafa. Solamente es posible compensar el 25% de rendimientos a integrar en la base imponible general y de las imputaciones de renta. Pero no te preocupes, el propio programa de Hacienda, Renta Web, ya se encarga de hacer el cálculo. 

El importe que no hayas podido compensar en el año en que declaras la pérdida, podrás compensarlo en los siguientes 4 años, siempre con el mismo límite anual mencionado en el párrafo anterior.

¿Qué pasa si consigo recuperar el dinero que me estafaron?

Aunque no es lo más habitual en la mayoría de estafas, existen casos en que se consigue recuperar el dinero. O al menos, se consigue una indemnización. En estos casos hay que distinguir entre dos opciones:

  • Ya se declaró una pérdida para desgravar el importe estafado. En ese caso, en el momento que se recupera parte o la totalidad del importe, debe declararse una ganancia patrimonial por el importe cobrado. Debe incluirse en la declaración del período impositivo en que se produzca dicho cobro.
  • No se declaró una pérdida para deducir el importe robado. En estos casos también se debe declarar una ganancia patrimonial, pero puede restarse el importe que fue robado. Por lo tanto, si el importe es el mismo, no existirá ganancia patrimonial.

Ojalá nunca tengas que desgravarte el importe de una estafa, pero si llega el día, esperamos que lo que te explicamos aquí te sirva de ayuda. Si tienes alguna duda puedes dejarnos un comentario o escribirnos a través del formulario de contacto

Adelante, déjanos tu comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Finalidad: Responder a tus comentarios.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: Puedes consultar la política de privacidad.