Saltar al contenido
Home » Blog » Declarar las costas procesales en la Renta

Declarar las costas procesales en la Renta

Nos han llegado muchas consultas sobre la tributación de las costas de un juicio. Esperemos que seáis la parte vencedora del pleito, pero en cualquier caso, vamos a ver cómo declarar las costas procesales en la Renta, tanto por la parte vencedora como por la parte vencida. 

¿Qué son las costas procesales?

Las costas procesales son los gastos que suponen todo el proceso judicial, como puede ser los honorarios de abogados y procuradores.

En un juicio siempre podemos encontrar vencedores y vencidos. Puesto que ambas partes pueden haber asumido gastos de abogados y procuradores, el vencido puede ser condenado en costas. Esto significa que quien pierde el juicio es obligado a indemnizar al vencedor por los gastos que le ha ocasionado el juicio.

Dicho de otra forma, el vencedor recibe una indemnización por parte del vencido para compensar los gastos que le ha supuesto el juicio. 

Cómo tributan las costas procesales para quien las cobra

Si el juez así lo determina, la parte ganadora cobrará una indemnización de la parte perdedora por las costas. Es lo que se conoce como condena en costas. Este importe cobrado debe tributar en la Renta del beneficiario, ya que se trata de una ganancia patrimonial. Esta ganancia patrimonial no deriva de una venta o transmisión, por lo que tributa en la base general de la Renta.

Concretamente, debe declararse en el apartado F1.Ganancias y pérdidas patrimoniales que no derivan de la transmisión de elementos patrimoniales (a integrar en la base imponible general). Y una vez en dicho apartado, debemos optar por el subapartado Otras ganancias y pérdidas patrimoniales que no derivan de la transmisión de elementos patrimoniales. El importe de la ganancia debe declararse en la casilla 0304, llamada Otras ganancias y/o pérdidas patrimoniales imputables a 2023: Importe ganancias.

No todo el importe recibido de indemnización se considera ganancia, ya que se pueden deducir los gastos procesales con el límite del importe recibido.

Existen 3 posibilidades para el vencedor del pleito

  • El importe de los gastos procesales es el mismo que el importe recibido como indemnización por costas. Este caso debería ser el más habitual, ya que precisamente con la indemnización por costas procesales se busca compensar los gastos procesales. Si el importe coincide exactamente, tenemos un ingreso y un gasto del mismo importe, por lo tanto, no existe ganancia patrimonial.
  • El importe de los gastos procesales es superior a la indemnización por costas recibida. Siendo así, no todos los gastos quedan compensados con la indemnización. Es decir, tenemos más gastos que ingresos. Pero como hemos dicho, se pueden deducir los gastos procesales con el límite del importe recibido de indemnización, sin que puedan generar una pérdida patrimonial. En resumen, en este caso, tampoco existe ganancia patrimonial.
  • El importe de los gastos procesales es inferior a la indemnización por costas recibida. En este caso, SI existe una ganancia patrimonial.Se calcula como la diferencia entre el ingreso recibido como indemnización por costas y los gastos necesarios para el juicio (abogado, procurador,…). Recuerda, debe declararse en la casilla 0304.

¡IMPORTANTE! Para el cálculo de la ganancia patrimonial no pueden restarse los gastos del abogado que fueron deducibles en concepto de gastos de defensa jurídica. En esta entrada puedes leer cómo deducir gastos de defensa jurídica en la Renta 

Tributación de las costas procesales de la parte vencida

Independientemente de que el importe coincida con las facturas de abogados, procuradores y peritos de la parte vencedora, se considera que el importe pagado es una indemnización. Por lo tanto, en el caso de la parte perdedora del juicio, la condena en costas supone pagar una indemnización.

La condena al pago de las costas procesales de la otra parte es una alteración en la composición del patrimonio totalmente ajeno a la voluntad del pagador, ya que ha sido impuesto por el juez. Por lo tanto, la indemnización se considera una pérdida patrimonial a integrar en la base general. 

En este caso, también debes ir al apartado y subapartado de la declaración de la Renta que comentamos en el punto anterior, pero se declara en la casilla 0305, llamada Importe pérdidas.

Los gastos del abogado propio no pueden computarse como pérdida patrimonial, ya que se consideran un supuesto de aplicación de renta al consumo. 

En el caso de que el litigio esté relacionado directamente con la obtención de rendimientos de capital inmobiliario (alquileres, arrendamientos) o de actividades económicas (rendimientos de autónomos), el importe de las costas pagado es un gastos deducible para la determinación del rendimiento neto de capital inmobiliario o de actividades económicas respectivamente.


Ahora que ya sabes cómo declarar la costas procesales en la Renta, recuerda que si tienes alguna duda sobre tu caso concreto puedes dejarnos un comentario aquí abajo o escribirnos a través del formulario de contacto. También puedes proponernos escribir sobre un tema concreto.

Etiquetas:

Adelante, déjanos tu comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Finalidad: Responder a tus comentarios.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: Puedes consultar la política de privacidad.