Saltar al contenido
Home » Blog » Fiscalidad de la venta de una cartera de clientes

Fiscalidad de la venta de una cartera de clientes

En la venta de una cartera de clientes hay que tener en cuenta varios aspectos tanto en tributación indirecta (IVA) como en tributación directa (Impuesto sobre Sociedades o Renta). En esta entrada te detallamos la fiscalidad de la venta de una cartera de clientes para cada caso particular, incluyendo la opción de vender con precio aplazado.

Por si fuera poco, incluimos un ejemplo para que, de verdad, entiendas la fiscalidad de la venta de una cartera de clientes.

¿Qué es una cartera de clientes? 

Una cartera de clientes es el conjunto de compradores actuales y potenciales de nuestro producto o servicio. Dicho de otra forma, es el conjunto de personas o empresas que han ido adquiriendo nuestro producto o servicio a lo largo del tiempo, o que se han mostrado interesados, con los cuales existe una relación constante, es decir, todavía existe posibilidad de negocio con ellos.

Antes de comprar una cartera de clientes hay que hacer un análisis exhaustivo de la cartera y tener en cuenta ciertos aspectos básicos, como el hecho de que con el posible traspaso de la cartera se perderán clientes que eran fieles al anterior propietario pero que con el cambio es posible que busquen otro proveedor. Por casos así, es habitual pactar una parte del precio fijo pero también un precio variable, que puede ir en función de la facturación de los siguientes ejercicios.

Tributación de la venta de una cartera de clientes en el Impuesto sobre Sociedades 

Las empresas que venden una cartera de clientes deben incluir la ganancia obtenida por la transmisión en el resultado de la cuenta de pérdidas y ganancias. También formarán parte del resultado los posibles gastos asociados a la compraventa

Cartera comprada anteriormente

Es importante tener en cuenta que, si la cartera que se transmite se había comprado previamente, existirá una amortización. Es decir, desde el momento en que se compró la cartera de clientes hasta el momento en que se vende, esa cartera se ha ido amortizando anualmente, suponiendo un gasto en cada ejercicio. Esto implica que, en el momento de la venta, el valor neto contable de la cartera de clientes es inferior al del momento de la compra. Por lo tanto, dará como resultado un beneficio mayor (o una pérdida menor), que en el caso de que no existiera amortización.

Si has llegado hasta aquí… y ya tienes dudas… no te compliques, estás a 1 click de resolver tu duda 👇

SIEMPRE ESTÁS A UN CLIK DE RESOLVER TU DUDA

Cartera generada por la propia empresa

En cambio, si la cartera de clientes que se vende la ha generado la propia empresa partiendo de cero no existe valor de adquisición ni amortización.

El posible beneficio obtenido estará sujeto al Impuesto sobre Sociedades, que tiene un tipo general del 25%. Desde 2023, el tipo es del 23% para las empresas que en el ejercicio anterior tuvieron un importe neto de la cifra de negocios inferior al millón de euros.

¡Atención! Si la sociedad continúa existiendo el ejercicio siguiente al de la venta de la cartera de clientes, puede ser interesante que el pago a cuenta del Impuesto sobre Sociedades (modelo 202) se calcule sobre la base. Tienes más información sobre el modelo 202 y sus dos opciones aquí: 2023 trae una novedad en el pago a cuenta del Impuesto sobre Sociedades, modelo 202.

Tributación en la Renta de la venta de una cartera de clientes

La cartera de clientes de un profesional autónomo es una parte afecta a la actividad económica de éste. Sin embargo, en el momento de venderla no tributa como un rendimiento de la actividad económica, sino que se trata de una transmisión patrimonial que puede dar lugar a una ganancia o a una pérdida

Para calcular la ganancia o pérdida patrimonial, debe hacerse por la diferencia entre el valor de transmisión y el valor de adquisición. Por lo tanto, si la cartera de clientes que se vende no fue adquirida previamente, sino que ha sido generada a lo largo de los años partiendo desde cero, el valor de adquisición será precisamente cero, y la totalidad del precio de venta será ganancia patrimonial. Aunque del importe de venta pueden restarse los gastos asociados a la venta, como los tributos satisfechos o la comisión por intermediación si la ha habido.

Es importante tener en cuenta que la venta de una cartera de clientes no está sujeta a retención. Esto implica que, si se produce una ganancia patrimonial elevada, será en el momento de hacer la declaración de la Renta cuando se tributará por el total.

Venta con precio aplazado

La venta debe declararse en el ejercicio en el que se produce efectivamente la venta. Si se pacta una parte del precio fija y otra parte del precio variable, debe estimarse un precio total sobre el que tributar. Posteriormente, si el precio ha variado respecto al precio estimado sobre el que se tributó, deberá modificarse la declaración de Renta presentada mediante declaraciones complementarias o rectificativas. 

Pero existe una posibilidad distinta: la venta con precio aplazado. Para poder optar por esta opción debe existir una diferencia de más de un año entre la fecha de venta y la fecha del último cobro. Con esta opción es posible tributar cada año en función de lo cobrado en ese año. Es decir, es posible diferir la tributación. Además, si se ha acordado una parte variable del precio, se evita tener que modificar de IRPF del año de la venta.

El IVA en la venta de una cartera de clientes

Lo primero que hay que tener en cuenta respecto a la fiscalidad de la venta de una cartera de clientes en relación con el IVA es que está sujeta y no exenta. Esto quiere decir que tributa, concretamente al tipo del 21%

La venta de una cartera de clientes es una operación independiente de la actividad económica que se venía desarrollando, por lo que es indiferente si la actividad económica está exenta de IVA, como puede ser el caso de profesionales del ámbito de la salud (médicos, dentistas, fisios,…) o de los seguros (como agentes o corredores). Es decir, aunque la actividad esté exenta de IVA, la venta de la cartera de clientes está sujeta y no exenta de IVA.

Venta con precio variable

A efectos de IVA, la operación tributa en el momento en que se produce la venta de la cartera de clientes. Esto implica tributar sobre un importe total que puede no ser conocido, ya que la parte del precio variable no se conocerá hasta transcurrido un tiempo, posiblemente varios años. Es necesario hacer una previsión razonable sobre el precio definitivo.

Una vez se ha tributado por la totalidad del precio estimado, en los años siguientes, a medida que se conozcan los importes a cobrar, el vendedor de la cartera deberá emitir facturas rectificativas que ajusten la base imponible del IVA al precio definitivo.

Con un ejemplo se entiende mejor

En 2023 se vende una cartera de clientes por 80.000 euros y un pago adicional del 20% de los ingresos que genere la cartera en los 2 años siguientes (2024 y 2025). Se estima que dichos ingresos serán de 150.000 euros al año, por lo que en 2023 se declara una venta por 140.000 euros [80.000 + (150.000 x 10% x 2)]. El IVA a ingresar es de 29.400 euros.

Pero en 2024 las ventas caen hasta los 130.000 euros y en 2025 hasta los 115.000 euros. Finalmente queda así:

Concepto20242025
Ventas del año130.000115.000
Precio a percibir 20%26.00023.000
Precio previsto30.00030.000
Base a rectificar-4.000-7.000
IVA a repercutir-840-1.470

La fiscalidad de la venta de una cartera de clientes nada tiene que ver con la opción de vender conjuntamente la cartera de clientes con el resto de elementos de un negocio. En ese caso, se trata de la transmisión de un negocio. También es un caso distinto cuando, sin transmitir todo el negocio, se transmite lo que se considera una unidad económica independiente.

Si te quedan dudas sobre la fiscalidad de la venta de una cartera de clientes puedes dejarnos un comentario o escribirnos a través del formulario de contacto. También puedes escribirnos para proponernos un tema sobre el que quieres que escribamos.

Adelante, déjanos tu comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Finalidad: Responder a tus comentarios.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: Puedes consultar la política de privacidad.