Saltar al contenido
Home » Blog » Cómo evitar el Delito Fiscal

Cómo evitar el Delito Fiscal

Cuando un contribuyente defrauda a la Hacienda Pública un importe superior a 120.000 euros está en riesgo de Delito Fiscal. Si quieres saber cómo evitar el Delito Fiscal, sigue leyendo que, a continuación, te explicamos todo lo que debes saber.

¿En qué consiste el Delito Fiscal?

Si un contribuyente defrauda más de 120.000 euros (por impuesto y ejercicio) y Hacienda lo detecta, corre el riesgo de ser condenado por delito fiscal. En este escenario ya no estamos hablando de una comprobación o de las conocidas “paralelas”, estamos hablando de un delito tipificado en el código penal y que, por lo tanto, conlleva riesgo de entrar en prisión.

En el caso de defraudar más de 120.000 euros, Hacienda debe remitir el expediente al Ministerio Fiscal [CP, art. 305; LGT, art. 251] . 

¿Cuándo se considera que se ha cometido un Delito Fiscal?

NO es suficiente con haber defraudado más de 120.000 euros por impuesto y ejercicio, es decir, puedes haber defraudado esa cantidad y que no se considere delito fiscal.

Entonces, ¿qué más requisitos deben producirse para que concurra el Delito Fiscal?

Hacienda considerará que se ha cometido delito fiscal y, por lo tanto, deberá poner el asunto en manos del juez cuando se cumplan los siguientes requisitos (todos ellos) al mismo tiempo:

  • Que se haya dejado de ingresar un impuesto, no se haya practicado una retención, se haya obtenido una devolución de forma improcedente o se haya disfrutado de un beneficio fiscal que no correspondía.
  • Que haya existido intención de defraudar a Hacienda .
  • Y, además, que la cuantía defraudada de esta forma exceda de 120.000 euros por ejercicio e impuesto .

El importe defraudado debe referirse a un impuesto concreto, calculado de forma individual en el período impositivo de 12 meses. 

Ejemplo: Si en un año se dejan de declarar 80.000 euros de retenciones y se deduce incorrectamente un IVA de 50.000 euros, seguro que no existirá delito fiscal puesto que,  aunque el total defraudado supere los 120.000 euros, no corresponde a un único impuesto y ejercicio.

Intención de defraudar, la clave de cómo evitar el Delito Fiscal

La clave que determinará cómo evitar el delito fiscal está en la intencionalidad

Se considera que existe intencionalidad cuando:

  • Existe ocultación de un ingresos,
  • Creación ficticia de beneficios fiscales o existencia de facturas falsas.

Se considera que NO existe intencionalidad cuando:

  • Existen gastos que no eran fiscalmente deducibles pero sí que existían. 

IMPORTANTE: Si no hay una intención de defraudar, no habrá delito, aunque se defrauden más de 120.000 euros.

En estos casos, la carga de la prueba está en el tejado de Hacienda, es decir,la Administración han de demostrar que ha existido un específico “ánimo defraudatorio”, es decir, que en existía intencionalidad. Es decir, debe existir una conciencia de que la maniobra realizada para eludir el pago de impuestos es antijurídica; debe haber una clara intención de defraudar a Hacienda.

Si, en tu caso, existe una defraudación por negligencia, es decir, te has equivocado en tu presentación de impuestos pero, tu voluntad no era defraudar (y se puede demostrar que no era tu voluntad) aunque el importe por impuesto y ejercicio sea superior a 120.000 euros no habrá intencionalidad y, por lo tanto, no habrá Delito Fiscal.

Penas por delito fiscal

Como hemos dicho, el Delito Fiscal está tipificado por el código penal y, por lo tanto, aquí hay penas de cárcel.

En función de quién haya cometido el delito, las penas pueden ser las siguientes:

Personas jurídicas.Cuando la condenada por delito fiscal es una persona jurídica, las penas son las siguientes [CP, art. 310] :

  • Normal → En general, una multa del tanto al doble de la cuantía defraudada.
  • Agravado →  En caso de delito agravado, la multa se incrementa desde el doble al cuádruple de lo defraudado.

Personas físicas.En caso de que el delito fiscal lo cometa una persona física, el juez puede imponer las siguientes penas:

  • Normal → Pena de prisión de uno a cinco años y multa del tanto al séxtuplo de la cuantía defraudada.
  • Agravado → En caso de delito fiscal agravado, éste se castiga con pena de prisión de dos a seis años y multa del doble al séxtuplo de lo defraudado [CP, art. 305.bis] .

¡CUIDADO CON LA PRESCRIPCIÓN! Ya explicamos en una entrada anterior que las deudas y las sanciones con Hacienda prescriben a los cuatro años pero si hay delito fiscal, el plazo de prescripción se incrementa hasta los cinco años y, en caso de delito fiscal agravado llega hasta  los diez años.

¿Cómo evito el Delito Fiscal?

La opción legal que te ayuda a evitar el Delito Fiscal es regularizar tu situación tributaria.

Para regularizar la situación hay que presentar, o bien una autoliquidación fuera de plazo, o una declaración complementaria. 

Si no hay delito fiscal, esto ya te lo sabes:

  • Hacienda enviará una notificación exigiendo un recargo por ingreso fuera de plazo (1% más un 1% por cada mes completo de retraso; el 15% fijo a partir de los 12 meses, más intereses de demora).
  • No obstante, el contribuyente evitará que se le imponga una sanción por dejar de 
  • ingresar (entre el 50 y el 150% del importe dejado de ingresar).

Regularizar para evitar el Delito Fiscal

Si el importe dejado de ingresar ha superado los 120.000 euros, la presentación de la complementaria no hace desaparecer el riesgo de que Hacienda considere que ha existido delito fiscal. A diferencia de los casos en los que la deuda tributaria es inferior a los 120.000 euros comentados, en estos supuestos no es suficiente con que se presente una complementaria antes de que la Administración te requiera

Para evitar ese riesgo, hay que hacer lo que se denomina como “regularización voluntaria completa”

Esta regularización voluntaria completa supone que, para evitar el Delito Fiscal no basta con presentar la declaración fuera de plazo o complementaria y esperar a que venga el recargo sino que, has de ser tú el que, sin esperar a la notificación de Hacienda, liquides el recargo y los intereses de demora correspondientes

Esta liquidación del recargo e intereses la tendrás que realizar mediante ell modelo 770 “Autoliquidación de intereses y recargos para la regularización voluntaria” 

El truquito 😎

Hoy van 3 truquitos gratis:

Al igual que en el caso general en la que Hacienda te reclama el recargo, en la regularización voluntaria completa también se aplica una reducción del 25% por pronto pago.

Si has de regularizar varios impuestos y ejercicios de forma completa no puede agrupar recargos e intereses en un único modelo 770 sino que tendrás presentar tantos modelos 770 como ejercicios debas regularizar, 

¿Qué pasa si he de regularizar un modelo que ya no “existe” en la web de la AEAT, la regularización voluntaria completa se ha de realizar a través del modelo 771: sin autoliquidación.

Llegados a este punto, ¿ya sabes cómo evitar el Delito Fiscal?¿Quieres que identifiquemos la cantidad defraudada o valoremos si, en tu caso, se entiende que hay intencionalidad? Estás a un pasito de evitar el delito fiscal y conseguir la tranquilidad fiscal que te mereces, sólo tienes que dejar un comentario o rellenar el formulario de contacto.

Adelante, déjanos tu comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Finalidad: Responder a tus comentarios.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: Puedes consultar la política de privacidad.